Para 2020, prácticamente el 100% de los vehículos nuevos será un coche conectado. Hoy en día ya podemos ver que estos coches nuevos se pueden conectar a internet, enlazarse con el móvil e incluso comunicarse con el exterior para recibir indicaciones. Pero es solo el principio.

Los fabricantes de coches llevan varios años hablándonos del coche conectado, pero no siempre hay una idea muy clara de qué herramientas y utilidades llegarán. Para reflejar en qué estado se encuentra el coche conectado, hemos seguido de cerca las últimas tecnologías presentadas por fabricantes de coches como BMWFordVolkswagen o Mercedes, pero también de marcas de tecnología como Samsung o Qualcomm.

Esto es lo que nos han mostrado tecnologías diferentes, algunas de las cuales ya se han implantado en algunos coches de alta gama mientras que otras funciones llegarán durante los próximos años. Más allá de coches eléctricos y coches autónomos, la conectividad también va a revolucionar por completo nuestra idea del coche. De esto hablamos cuando hablamos de coche conectado.

Lector de huellas

El sistema tradicional de llaves va a acabar desapareciendo. Los nuevos coches ya cuentan con sistemas electrónicos para arrancarlo y el siguiente paso es añadir la biometría para aumentar la seguridad.

Pantallas mas grandes

Los fabricantes de coches se empeñan en integrar pantallas táctiles y eso quizás sea una mala idea. Aunque las interfaces cada vez son más claras y los sistemas de voz cobrarán relevancia, habrá que ver si los conductores nos adaptamos a estos sistemas que pueden suponer una distracción añadida.

Múltiples dispositivos conectados al mismo tiempo

Hoy en día es posible conectar el móvil con el sistema de navegación del coche, normalmente por bluetooth. Pero con las mejoras en conectividad, el coche conectado de los próximos años permitirá múltiples dispositivos conectados entre sí y con el propio coche. Una especie de red local dentro del vehículo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí