Por democraciavirtual.mx

La violencia contra las mujeres no es un asunto privado, tiene que responder a una política de Estado para que éste asuma la responsabilidad que le corresponde y garantice los derechos fundamentales de ese sector de la sociedad en México y en todas partes del mundo, aseveró la periodista y politóloga Gabriela Vargas Gómez, al participar en el panel “Violencia contra la mujer… Mito o realidad”, en el que también participaron como expositoras Alice Rodríguez Arce y Miryam Cuadros Magaña. El evento realizado a través de Facebook Live, organizado por Vasanta, empresa telefónica 100% tabasqueña, y moderado por Laura Janet Ara Cantún, directora del programa “Vasanta por la Educación”, reunió a tres panelistas que definieron la violencia contra la mujer como todo acto basado en la pertenencia al sexo femenino, que tenga o pueda tener como resultado daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como amenazas a tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como la privada. En el marco del Día Internacional para la Erradicación de la Violencia Contra las Mujeres, que se conmemora los días 25 de cada mes, Vargas Gómez afirmó que debe haber una política pública que garantice un trato igualitario. “Tiene que ser parte del sistema educativo, tiene que ser parte de una cultura de los derechos humanos”, explicó. A su vez, la abogada y economista Miryam Quadros Magaña señaló que en los países donde se han construido derechos de tipo educativo, laborales, civiles, políticos de las mujeres, y donde se ha avanzado en la construcción de sus derechos humanos, ha sido con enormes esfuerzos de diversa índole, pues siempre se ha iniciado en oposición al orden establecido. Recalcó que en muchos casos se ha logrado por fuerzas y movimientos minoritarios que han debido argumentar públicamente debatir y hacer presión social a través de movilizaciones y acciones. Se ha tratado de una lucha política enfrentada en minoría y desventaja por quienes la impulsan, principalmente movimientos feministas y de mujeres, y, en ocasiones puntuales, otros movimientos emancipatorios. Las expositoras coincidieron en que con la pandemia de Covid-19 se recrudeció la violencia contra las mujeres y, para frenar las agresiones, es necesario que la agraviada pida ayuda y que esta sea escuchada, sin ser juzgada ni culpada, por aquellas personas con las que tenga contacto. Alice Rodríguez, abogada con experiencia profesional en la implementación de normatividad con perspectiva de género en diversas organizaciones, habló del Impacto diferenciado ante la crisis actual, que ha afectado considerablemente más a las mujeres y cómo trazarse una ruta de autoempoderamiento, a partir de las habilidades de las mujeres. El impacto diferenciado, explicó, es primeramente identificar que en materia laboral el desempleo ha sido mucho mayor, durante la pandemia, hacia las mujeres; esto, debido a que los sectores industriales y comerciales pueden ser mayormente feminizados, y, a causa de la Covid 19 han tenido que poner en marcha medidas de seguridad que llevan consigo la reducción de su personal. Junto con ello, agregó, vino un segundo aspecto que tiene que ver con el redoblar esfuerzos para cumplir con el trabajo remunerado, el no remunerado y el educacional. Es decir, tanto el trabajo doméstico como el per se y también en el sector de la crianza, porque todos sabemos que los niños también se tuvieron que ir a su casa y hacer homeschool (educar a los niños desde sus casas) durante todo este tiempo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí