Contraseñas, fotos, contactos y hasta información tan sensible como números bancarios son información que queda en los smartphones cuando cambian de dueño.

En promedio, los usuarios de un smartphone en México conservan sus teléfonos por dos años; sin embargo, cuando este plazo acaba lo más usual no es guardar el equipo si no venderlo o regalarlo para que tenga una segunda vida pero al hacer esto 22% de los usuarios no borran su información.

Contactos, fotos, contraseñas, cuentas de correo ligadas a servicios de almacenamiento como iCloud o Google Drive son algunos de los datos que más frecuentemente se quedan activos y visibles en los smartphones cuando los regalan o los venden a otros, de acuerdo con datos de un estudio realizado por la firma de seguridad Avast.

“Lo más común es que lo regalen o lo vendan a un familiar o a un amigo y parece que no importa que el celular se vaya con estos datos pero hemos detectado que hay casos en los que los venden a empresas que se dedican a comprar gadgets usados y ahí es cuando esta información puede caer en un mal uso y pueden sufrir de robo de identidad o que hagan mal uso de sus datos para abrir un préstamo o algo así”, explica Javier Rincón, director de Avast para México en entrevista.

Rincón advierte que si bien en el estudio no se ligó un porcentaje directo de este tipo de incidentes al robo de identidad o algún tipo de fraude, estimó que estos comportamientos sí son parte de las razones principales que potencia estos delitos cibernéticos.

Según datos de la Condusef, en 2019 las quejas por fraudes electrónicos en México se incrementaron 35% con respecto a 2018.

Para el directivo, la principal razón por la que estiman que los usuarios no suelen eliminar los datos de sus smartphones es por desconocimiento de estos procesos.

“Yo sí diría que es por mero desconocimiento y que no hay un reseteo del teléfono al 100%”, dice.

El estudio de Avast destaca que 31% de los encuestados dijo que al recibir un teléfono de segundo uso éste aún tenía datos personales y 22% dijo que el equipo aún contaba con sesiones activas en cuentas y aplicaciones.

En cuanto a las recomendaciones que hace Rincón para evitar estos incidentes es resetear a las funciones de fábrica el teléfono, algo que se puede hacer de forma manual en todo tipo de equipos y que en especial en los smartphones Android, está integrado como una función más visible a partir de la actualización de Android Marshmallow 6.0.

Por otro lado y como una medida adicional, Rincón advierte que algo que pueden hacer los usuarios es reciclar su teléfono después de formatearlo. En algunas tiendas como Apple existen programas de reciclaje de equipos, en los que si el teléfono ya no está en condiciones de seguirse usando se desmantela y se le aprovechan algunas piezas, esto con la intención de darle más vida a los materiales útiles y también cuidar el medio ambiente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí