Bucear no sólo es una actividad recreativa muy agradable, también es muy valiosa para la investigación y el estudio de los ecosistemas marinos.

Ahora, el buceo podría tener una importante evolución, gracias a un nuevo invento que le permitirá a las personas respirar bajo el agua.

El nuevo dispositivo fue diseñado por la empresa austriaca Exolung y garantiza que cualquier persona, ya sea profesional o aficionada, tenga la posibilidad de permanecer bajo el agua durante todo el tiempo que quiera.

Lo mejor de todo es que su costo de fabricación es bastante accesible.

El ingeniero Jorg Tragatschnig, antiguo empleado de Porsche, es quien dirige la compañía y espera que dentro de poco tiempo pueda revolucionar el buceo en aguas profundas.

¿Cómo funciona el pulmón artificial?

Exolung es un dispositivo de respiración humana, cuyo propósito es brindarle a los buzos un suministro ilimitado de aire.

El ‘pulmón’ utiliza el movimiento del buzo para convertir esa energía en aire y mantener un flujo constante del mismo.

Es importante aclarar que por el momento es un sistema de buceo en aguas poco profundas, ya que necesita de una boya flotante que permanecerá en la superficie en todo momento para proporcionarle el aire a los buzos.

Una manguera de 5 a 7 metros de longitud será responsable de conectar la boya con el pulmón artificial, el cual los buzos deben usar como una mochila en la parte delantera del torso.

Dentro del cuerpo rígido del pulmón hay una cámara de aire plegable, la cual permanece unida a las piernas del buzo mediante correas ajustables.

Exolung se activa cuando el usuario extiende sus piernas, lo que provoca que el aire fresco descienda de la superficie a través de un tubo y se acumule en el dispositivo.

Cuando las piernas se contraen, ese aire se puede inhalar. De primera instancia el proceso parece algo complicado, pero sus creadores aseguran que sólo es cuestión de práctica para poder dominar el uso de dispositivo.

Así es como el Exolung convierte los movimientos del buzo en una fuerte de energía, que a la vez le permite crear un suministro de aire interminable.

El costo aproximado del pulmón artificial es de 300 euros, un precio muy bajo si se consideran los grandes beneficios que otorga. Su peso es de 3.5 kilogramos.

La profundidad máxima que se puede alcanzar con el dispositivo es de 5 metros, pero sus inventores ya trabajan en una nueva versión que permita rebasar ese límite.

Existen 4 modelos: Yoga, Abyss, Hydra y Pro. Este último puede alcanzar hasta 7 metros de profundidad y está elaborado con un material aún más resistente.

Por el momento el dispositivo es únicamente un prototipo, pero ya se encuentra en su última etapa de desarrollo y se espera que muy pronto esté disponible en el mercado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí