Vivimos rodeados de tecnología, que nos hace nuestro día a día más fácil. Sin embargo, ¿existen aplicaciones tecnológicas capaces de ayudarnos a prevenir un atasco? Te lo contamos.

Congestión de tráfico


Los atascos ocurren cuando la conducción de un conjunto de vehículos se ve saturada debido al exceso de demanda de las vías, lo que provoca incrementos en los tiempos de viaje y consumos excesivos de combustible. Queríamos empezar este artículo por el principio, es decir, con la definición de ‘atasco’. Sin embargo, seguro que todos los usuarios de vehículos ya sabréis perfectamente lo que es. Sobre todo, si vivís o trabajáis en grandes ciudades, donde cada día se acumulan miles de coches en las horas punta, resultando en uno de los sucesos más frustrantes para los conductores y los pasajeros. Pero, ¿cómo se produce una congestión de tráfico? Lo cierto es que hay muchos factores implicados que causan, o agraven, estos atascos, aunque los más frecuentes son un gran volumen de vehículos, obras en la carretera, accidentes de tráfico, etc.

Atasco

iStock

Intentos fallidos

La Dirección General de Tráfico (DGT) se ocupa, desde hace tiempo, de informar a los usuarios de las vías sobre el estado del tráfico tanto en la televisión como en la radio, pasando por su página web oficial. No obstante, estos datos parecen no ser suficientes para resolver el problema. Llegados a este punto, la alternativa más viable que nos queda es la tecnología. Actualmente, algunos coches ya pueden conducirse solos y existen carreteras que pueden cargar vehículos eléctricos. Así que, habiendo convertido en realidad estas ideas más propias de una película de ciencia ficción que de nuestro día a día, deberíamos también ser capaces de encontrar algún tipo de tecnología que nos ayudara a reducir los atascos diarios.

La cosa está en que no es nada fácil encontrar una solución a un problema que afecta a tantas personas, que obviamente no se comportan de manera idéntica ni bajo las mismas leyes, por lo que cuesta predecir sus movimientos. Esto hace que no se puedan seguir patrones comunes para encontrar posibles soluciones derivadas de la  tecnología que tenemos al alcance de nuestra mano.

Sistemas de ayuda a la conducción

Pese a la dificultad, es verdad que diversos fabricantes han arrojado algo de luz a todo este asunto. Por ejemplo, los atascos fantasmas, producidos cuando los conductores que circulan por delante frenen desencadenando una reacción en cadena que provoca que el tráfico se detenga, pueden combatirse con la tecnología de Control de Crucero Adaptativo, que permite reducir la velocidad y acelerar automáticamente para mantener el ritmo del vehículo que circula delante sin fatigarse ni distraerse. De esta manera, los vehículos que utilizan este sistema de asistencia a la conducción reducen el impacto que supone frenar más que los coches que no llevan esta tecnología activada.

Otra ayuda que puede servirnos es la frenada de emergencia, puesto que muchos atascos empiezan debido a un accidente por alcance. Esta tecnología aplica los frenos de forma automática si detecta que el coche que nos precede se detiene de manera inesperada, por lo que no colisionaremos con otros vehículos, evitando así crear una congestión de tráfico.

Los GPS, que cada vez incorporan más utilidades, ya son capaces de conocer, en tiempo real, el estado del tráfico. Así que, otra buena manera de evitar que un atasco siga aumentando es consultar los mapas del GPS antes de emprender el trayecto. De esta manera, ahorrarás tiempo y dinero, además de tranquilidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí