En los años 80 comenzó a discutirse si era conveniente limitar el acceso de los niños a la televisión, a raíz de ciertos estudios que parecían relacionar un excesivo tiempo frente a la pantalla con una mayor incidencia de obesidad y dificultades en la lectura. Era un problema nuevo con el que padres y madres debían enfrentarse. Tres décadas después se han introducido nuevas variables en el problema: ordenadores, internetsmartphones, redes sociales, videojuegos online… Hoy más que nunca, tener hijos obliga a encontrar la respuesta a una espinosa pregunta: ¿Debo limitarles el tiempo que pasan frente a las pantallas?

La misma internet, a la que muchos niños y adolescentes dedican largas horas desde sus tablets o smartphones, es la que a menudo sirve también a los padres para buscar respuestas. 

Y sí, en internet encuentran respuestas. La web de la Academia de Pediatría de EEUU (AAP) establece ciertas reglas: hasta los dos años, solo un uso ocasional de pantallas en compañía de los padres; de dos a cinco años, un máximo de una hora al día. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí