La desigualdad del país, en cuanto acceso a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y a la conectividad, ha impactado a muchos sectores, entre ellos el sector educativo; y es que en México, como ha sucedido en varios países del mundo, se regresó a clases, después del periodo vacacional de Semana Santa, con el Programa “Aprende en Casa”, el cual fue una respuesta rápida y práctica de la Secretaría de Educación Pública (SEP) para retomar clases y culminar el ciclo escolar, en una modalidad a distancia, debido a la contingencia sanitaria COVID-19.

Debido a la incertidumbre sanitaria que vivimos, la SEP ha anunciado un programa de regreso a clases para el siguiente ciclo escolar en el que se tendrán que hacer varios ajustes al programa tradicional, entre ellos la renivelación de los estudiantes que no pudieron contar con apoyo durante los últimos meses debido a que no todos los hogares de México cuentan con la infraestructura necesarias para hacer frente a esta crisis; pues a pesar de que hay más de 80 millones de personas usando Internet (70.1%), sólo el 56.4%, es decir 20.1 millones de personas, cuentan con Internet fijo o móvil en el hogar; siendo 76.6% población urbana y 47.7% población de zona rural. El 95.3% se conecta por celulares inteligentes (Smartphone); pues sólo 33.2% de los hogares reporta tener computadora portátil y 28.9% computadora de escritorio. Además de la poca conectividad, existen problemas de lentitud en la transferencia de la información (50.1%); interrupciones en el servicio (38.6%) y exceso de información no deseada (25.5%).

Por otro lado, a pesar de que la inclusión digital en el sector educativo tiene una larga trayectoria en el país, pues desde 1997 se han implementado programas como Red Escolar, Enciclomedia, Habilidades Digitales para Todos, Mi Compu.Mx, Programa de Inclusión y Alfabetización Digital y @prende 2.0, estos no han dejado un camino lo suficientemente fértil para dar respuesta a esta crisis, pues es evidente la falta de habilidades digitales en estudiantes, docentes y padres de familia.

Aunado a la carencia de herramientas y habilidades por parte de docentes; se ha hecho evidente, en muchos de los casos, la carencia de habilidades por parte de los padres de familia o tutores de los estudiantes, principalmente, de educación básica.

Por último, la falta de presupuesto, por parte del gobierno, en las escuelas públicas para equipamiento y conectividad; así como para capacitación y acompañamiento en habilidades digitales a docentes, genera que el uso de la tecnología sea muy poco y, cuando se emplea, sea básico; ya que la mayoría de las instituciones se apoyan de herramientas de comunicación y colaboración, principalmente de whatsapp y facebook; y de algunos Learning Management Systems (LMS) como Google Classroom; sin embargo, el uso que se les da es limitado.

Por lo antes mencionado, sin lugar a duda existirá un retraso escolar, principalmente en la población más vulnerable; y a pesar de que la educación en línea, bien implementada, podría ser una herramienta para disminuir esta desigualdad; se requeriría de conectividad, contenido, capacitación docente, alianzas estratégicas, monitoreo y evaluación.

Algunas de las medidas que podrían ser consideradas para apoyar a este sector serían la descentralización de las políticas públicas, pues cada región y localidad tienen sus propias necesidades; el aumento del equipamiento y conectividad mediante mayor inversión de los gobiernos locales o alianzas con otros sectores; el desarrollo de un modelo pedagógico que atienda a las necesidades futura del contexto incierto al que nos enfrentamos; un urgente aumento del presupuesto para el desarrollo de habilidades digitales en docentes y estudiantes; generación de acuerdos colaborativos con aliados estratégicos, como lo son Organismos Internacionales, industria, organizaciones no gubernamentales, etc.

Si bien es cierto que existen muchos retos en este sector; este episodio, sin duda hará reflexionar en un replanteamiento de qué, para qué y cómo se está educando, provocando tal vez, una reforma educativa tan necesaria en México.

Mtra. María Cristina Cárdenas Peralta.

Experta en innovación educativa, desarrollo de habilidades digitales,

política pública, género e integrante de ConectadasMx.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí