La tecnología enfocada en mejorar la salud avanza a pasos agigantados. Su principal objetivo es encontrar lo más pronto posible soluciones a los graves padecimientos que pesan sobre la humanidad.

Un ejemplo de esto es la Inteligencia Artificial que Google está desarrollando, para detectar el cáncer de mama de una manera más eficaz.

El combate a las enfermedades cerebrovasculares, cuyas víctimas mortales se cuentan por millones cada año, es una de las prioridades de los investigadores.

Con esto en la mira, ingenieros del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) desarrollaron un robot con forma de gusano, que tiene la capacidad de deslizarse a través de los estrechos tejidos del corazón y el cerebro.

La meta es que este hilo robótico se utilice en combinación con otras tecnologías existentes, para que los médicos puedan guiar al robot de forma remota a través de los vasos cerebrales.

Este desarrollo podría ser especialmente útil para el tratamiento de lesiones como aneurismas y accidentes cerebrovasculares, los cuales deben ser tratados lo antes posible.

Por: Sebastián Pérez

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí